croacia.eu el país y su gente
Economía

Turismo

A pesar de no poder competir con el número de llegadas con las grandes potencias turísticas como Francia, España, Italia, Turquía o Grecia, con alrededor de 20 millones de entradas turísticas en 2019 y una tendencia de crecimiento desde hace varios años Croacia está entre los países más visitados del Mediterráneo.

Desde 2000 el número de pernoctaciones turísticas se duplicó. Varios factores han contribuido a esto en la última década, tal y como: "el descubrimiento" de Croacia en el creciente número de artículos en las principales revistas en todo el mundo y en otros medios, que elogian sus atractivos naturales y culturales, el notable crecimiento de llegadas turísticas provenientes de un número creciente de países emisores, gran porción del turismo en el PIB total de Croacia (20%), el crecimiento del número de patrimonios culturales materiales y no materiales protegidos, la creciente inversión en la infraestructura turística y auxiliar, la oferta turística cada vez más diversa etc.

Zagreb, el mercado de Dolac en el centro de la ciudad.
Dubrovnik, el destino turístico más visitado y más conocido, ciudad renacentista única en el Mediterráneo, con sus murallas conservadas, construidas entre los siglos XIII y XVII. El núcleo histórico de la ciudad fue inscrito en la Lista del Patrimonio Cultural Mundial de la UNESCO en 1979.
Rovinj, últimamente la ciudad más visitada de Istria.

El turismo es indudablemente la actividad más rentable, especialmente en localidades costeras durante el verano. Ahí las actividades anuales generalmente se dividen en las "durante la temporada" y "fuera de la temporada". La temporada turística de verano, que generalmente dura desde comienzos de junio hasta finales de septiembre, es el motor principal del desarrollo de esa zona más activa en el ámbito de turismo, donde en 2019 se registraron 84,4 millones de pernoctaciones (92,5% de todas las pernoctaciones). De la cantidad total de pernoctaciones en 2019 (91 millones), el 92,2% son las pernoctaciones de turistas extranjeros. La mayor cantidad de pernoctaciones extranjeras (30,2%) se realizaron en el Condado de Istria, el más desarrollado en el sentido de la infraestructura. Lo siguen otros condados del litoral: Split–Dalmacia (20,1%), Primorje–Gorski kotar (16,6%), Zadar (10,3%) y Dubrovnik–Neretva, Šibenik–Knin y Lika–Senj (juntos 18,4%). Todos los demás condados continentales representan un 4,4% de la cantidad total de las pernoctaciones. De acuerdo a eso están distribuidas las capacidades de alojamiento, generalmente en la costa adriática. La mayor cantidad de pernoctaciones se realiza en habitaciones, apartamentos y casas privadas (48,8%), y luego en hoteles (22,7%) y campamentos (20,0%).

Opatija, el más antiguo centro turístico del Adriático. Se destaca por numerosas mansiones de las cuales la más conocida es Villa Angiolina de 1844. Construida como casa de verano de los patricios de Rijeka, pronto se convirtió en el punto de encuentro de numerosos huéspedes famosos y viajeros.
Marina de Biograd na Moru En Croacia hoy están operativos 167 puertos de turismo náutico, a saber: 78 marinas (de las cuales 17 diques secos), 75 anclajes, 9 embarcaderos y 5 depósitos de embarcaciones, con más de 18.000 amarres en el mar. A eso hay que sumar alrededor de 250 puertos grandes y pequeños usados generalmente por la población local, adecuados para el amarre de barcos y yates de varios tamaños. A pesar de que el turismo náutico en Croacia apareció ya en el siglo XIX, su papel creció en importancia con la construcción de la mayor parte de las marinas y asociaciones náuticas de hoy.
La Playa del Cabo Dorado de Bol en la isla de Brač Tradicionalmente la forma de turismo más desarrollada es la de "sol y playa", y recientemente cada vez más el buceo, el turismo náutico, el naturismo, el turismo "a lo Robinson Crusoe" en faros solitarios, aventurismo y cruceros. Por supuesto, los amantes de otras formas de turismo, como de salud, cultural, rural, de congresos, religioso, de caza, pueden satisfacer sus necesidades en Croacia.

Resumen histórico. Croacia tiene una tradición de turismo organizado de alrededor de 150 años, aunque antes de eso, ya a principios del siglo XIX existían algunas formas de turismo (peregrinaciones o viajes médicos a balnearios), y para ese propósito se construyeron los primeros hospedajes, pensiones, hoteles y termas (Termas de Daruvar, Stubica y Varaždin).

El período entre la segunda mitad del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial fue marcado por la construcción de carreteras y ferrovías y la introducción de líneas de barco de vapor en el Adriático, como precondiciones para la industria turística seria. En aquel entonces se abrieron los primeros hoteles, antes que nada en Opatija (Villa Angiolina en 1844 y Kvarner en 1884), Zagreb, Samobor, Zadar, Crikvenica y Dubrovnik, se escribieron las primeras guías turísticas (sobre Poreč y Pula ya en 1845), en 1892 en Zagreb se empezaron a organizar los primeros viajes de exploración de Velebit y la costa adriática, y las localidades costeras (principalmente las de Kvarner) se convirtieron en centros de turismo médico. En ese período también se fundaron las primeras juntas de turismo (en Krk en 1866 y en Hvar en 1868).

En el período de entreguerras el turismo en Croacia experimentó un gran auge con un promedio de un millón de llegadas turísticas por año (alrededor de 1930). Se introdujeron las tasas turísticas obligatorias, se abrieron casas de cambio y se publicaron revistas de turismo, como también se establecieron líneas aéreas nacionales e internacionales.

Se puede hablar del turismo como fenómeno masivo en los últimos sesenta años. Después de la Segunda Guerra Mundial primero se renovó la infraestructura turística destruída durante la guerra que también fue nacionalizada en el mismo período, y a la vez se empezaron a fundar parques nacionales y naturales, como también festivales de teatro, cine y música (Juegos de Verano de Dubrovnik, el Verano de Split, el Festival de Cine de Pula etc.). Durante la expansión económica en los años 1960 se empezaron a construir numerosas instalaciones turísticas, hoteles, marinas, campamentos y aldeas turísticas enteras, mayormente en el Adriático, pero también en el interior (termas en Hrvatsko zagorje y Eslavonia, parques nacionales en Lika y Gorski kotar). Un año importante para el turismo fue 1979, cuando la UNESCO incluyó en su Lista de Patrimonio Cultural las primeras tres localidades croatas (el Palacio de Diocleciano de Split, el núcleo histórico de Dubrovnik y el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice ).

A comienzos de los años 1990 con la transformación y la privatización de las empresas turísticas se cambićo su estructura de propiedad. Durante la Guerra Patria dado el peligro y el bloqueo de las vías de transporte hacia la zona del litoral el turismo prácticamente desaparece, y en las instalaciones turísticas se alojaron los numerosos desplazados de todas las zonas de Croacia y los refugiados de la vecina Bosnia y Herzegovina. El nuevo auge ocurrió después de 1995, y especialmente después de 2000, cuando muchas localidades turísticas registran un fuerte crecimiento de turistas extranjeros y Croacia en sí se posicionó entre los principales destinos turísticos del mundo.

Llegadas de turistas 1980–2019
Poreč también el destino turístico tradicional de Istria.
Turistas extranjeros por país 2019

El comercio y los turistas. En los últimos treinta años la industria turística fue marcada por tres diferentes etapas importantes. En la segunda mitad de los años 1980 el número de llegadas turísticas crecía constantemente y superó los 10 millones. Luego siguió la etapa de la Guerra Patria, cuando, como es perfectamente entendible, el número de llegadas turísticas cayó estrepitosamente (en 1991 y 1992 se registraron menos de 2,5 millones de llegadas turísticas). En el período de la posguerra ese número sigue creciendo. En 2019 se registraron alrededor de 20 millones de llegadas, es decir alrededor de 91 millones de pernoctaciones turísticas. A causa de la pandemia del Covid-19 el número de llegadas turísticas a Croacia en 2020 decayó, como también en otros destinos turísticos (7 millones).

Desde 1980 hasta hoy la participación de turistas extranjeros es mayor que de los locales, y los visitantes tradicionales provienen de Alemania, Eslovenia (antes turistas locales), Austria, Italia, la República Checa y Eslovaquia (la antigua Checoslovaquia). En los últimos diez años creció el número de turistas provenientes de Polonia, Holanda, Reino Unido, Hungría, Francia, y también de los países de ultramar.

Además de la ya destacada promoción más intensificada, que seguramente tuvo efecto en el crecimiento de interés en Croacia en la última década, en la ampliación de la estructura de turistas según su proveniencia también tuvo influencia la introducción de líneas aéreas de bajo costo y la amplia oferta de alojamiento más barato para los turistas de poder adquisitivo más bajo. Por otro lado, con el desarrollo de los cruceros en ciertos destinos, especialmente en Dubrovnik, y la apertura y la ampliación de capacidades de las marinas, cada año hay más turistas de alto poder adquisitivo que visitan Croacia. Según la forma de llegada siguen liderando las pernoctaciones individuales (66%), y tan solo un tercio contratan alguna forma de paquetes turísticos. En promedio los turistas permanecen 5 días, más durante el verano, y menos durante otras estaciones del año.