croacia.eu el país y su gente
Los ciervos en el Parque Nacional de Brijuni. Además de su naturaleza intacta, el parque es un lugar histórico, porque en una de sus islas en 1956 se firmó la declaración que durante la Guerra Fría sentó bases para el Movimiento de los No Alineados.
Geografía y población

Naturaleza protegida

Gran cantidad de áreas y fenómenos naturales protegidos indican que Croacia es un país de bellezas naturales excepcionales, variadas y relativamente bien preservadas, de las cuales algunas, como los lagos de Plitvice, son conocidas en todo el mundo.

La primera normativa legal de Croacia que protegió los bienes naturales data del siglo XIII, cuando en la zona de Trogir, Korčula y Dubrovnik se limitó la tala de bosques. El movimiento de protección de la naturaleza fundado por expertos apareció a finales del siglo XIX.

La Ley de Protección de la Naturaleza establece 9 categorías de protección espacial, y las zonas más bonitas y más valiosas se encuentran protegidas en dos reservas estrictas, ocho parques nacionales y doce parques naturales.

Zaštićena priroda
Naturaleza protegida
Strogi rezervat Rožanski i Hajdučki kukovi, u sastavu Nacionalnog parka Sjeverni Velebit.
La reserva estricta de Rožanski y Hajdučki kukovi, parte del Parque Nacional de Velebit Norte.
Nacionalni park Plitvička jezera
Parque Nacional de los Lagos de Pltivice (proclamado en 1949), es el parque nacional más antiguo, incluido en la Lista de Patrimonio Mundial Natural de la UNESCO en 1979.
Skradinski buk, uno de los saltos del Parque Nacional de Krka (proclamado en 1985). En 1895 basándose en el invento de Nikola Tesla ahí se construyó la primera central hidroeléctrica de Europa.

En la reserva estricta, zona con naturaleza inalterada, se encuentran protegidas las rocas Bijele y Samarske stijene de Gorski kotar, y Hajdučki y Rožanski kukovi en la zona del Parque Nacional de Velebit Norte.

Los parques nacionales cubren zonas extensas y relativamente inalteradas con uno o más ecosistemas preservados. Los Parques Nacionales de los lagos de Plitvice y de Krka se destacan por su morfología de karst e hidrología únicas y sus magníficos saltos y lagos de travertino. Kornati y Mljet son parques nacionales isleños con un paisaje único y un rico mundo submarino. El Archipiélago de Brijuni a su vez incluye parques cultivados y una valiosa herencia cultural e histórica de la Edad Antigua. Risnjak, Paklenica y Velebit  Norte son zonas montañosas con características de relieve típicas, como numerosas rocas calizas o cañones profundos, con praderas de alta montaña y extensas zonas boscosas y especies endémicas.

Parque Nacional de Mljet (proclamado en 1960)
Parque Nacional de Brijuni (proclamado en 1983), el castrum bizantino
Parque Nacional de Risnjak (proclamado en 1953)
Parque Nacional de Paklenica (proclamado en 1949)

El parque natural es una zona parcialmente cultivada con características ecológicas importantes donde se permiten ciertas actividades económicas. De los 12 parques naturales, 7 son montañas: Velebit, Dinara, Biokovo, Medvednica, Papuk, Učka y Žumberak – montes de Samobor. Telašćica y el archipiélago de Lastovo son islas caracterizadas por gran biodiversidad terrestre y marina. Kopački rit y Lonjsko polje son humedales en zonas llanas con hábitats de especies animales endémicas y arquitectura popular original. El lago Vransko es excepcionalmente importante por la anidación e hibernación de las aves.

Crna Mlaka cerca de Zagreb, reserva ornitológica.
Kopački rit en Baranja, parque natural proclamado en 1967.
Opeka cerca de Varaždin, junto con Trsteno cerca de Dubrovnik el arboreto más conocido.
El lobo (Canis lupus), una de las tres grandes fieras estrictamente protegidas en Croacia, junto con el lince y el oso pardo.

Los parques nacionales y naturales juntos cubren una superficie de 5.930 km² o un 10,1% del territorio nacional. Otras categorías de naturaleza protegida son: reserva especial, monumento natural, paisaje significativo, parque-bosque y monumento de arquitectura de parques. Todas las actividades de protección de la naturaleza son gestionadas por el Instituto Nacional para la Protección de la Naturaleza.

Algunas áreas protegidas están incluidas en los sistemas internacionales para la protección de la naturaleza. Los lagos de Plitvice y desde 2017 dos hayedos primarios de Velebit se encuentran en la Lista de Patrimonio Natural Mundial; la montaña de Velebit y el parque regional Mura–Drava (parte de la reserva de la biosfera transfronteriza Mura–Drava–Danubio) forman parte de la red internacional de reservas de la biosfera MAB (The Man and The Biosphere/El hombre y la biosfera), mientras que Kopački rit, Lonjsko polje, el delta del Neretva, Crna Mlaka y el lago Vransko se encuentran en la lista de Humedales de Importancia Internacional (Convención de Ramsar). El Parque Natural de Papuk forma parte de la Red Europea de Geoparques.

Con la adhesión de Croacia a la Unión Europea, todas las zonas protegidas e importantes empezaron a formar parte de la red ecológica de sitios terrestres y marinos Natura 2000.

Flora y fauna endémica

La flora de Croacia cuenta con una gran biodiversidad y particularidad.

En cuanto a la cantidad de especies vegetales encontradas Croacia está por delante de la mayoría de los países europeos. Por las diferencias climáticas y geográficas, las zonas litorales de Croacia, que se encuentran en la región mediterránea, por su composición y apariencia se distinguen de manera importante de otras zonas de llanura y montaña en el interior del país, que se encuentran en la región eurosiberiana. Eso se nota en la vegetación forestal, pero también en otros tipos de cobertura vegetal.

La foca monje del Mediterráneo (Monachus monachus), conocida también como el hombre marino, es uno de los mamíferos más amenazados en el mundo.
El buitre leonado (Gyps fulvus), Especie en peligro; más de 110 parejas nidificantes habitan la isla de Cres, principalmente en dos reservas ornitológicas.
Murciélagos (Chiroptera), habitantes regulares de cuevas subterráneas.
La cigüeña blanca (Ciconia ciconia), en Croacia se  anidan alrededor de 1300 parejas de esta especie protegida.

Además de la diversidad biológica, también es importante su particularidad, lo que se refleja en gran número de especies endémicas, mayormente en las islas del Adriático y en las cadenas de montañas de Biokovo y Velebit. La flora croata cuenta con unas 8.871 especies y subespecies, y según algunas estimaciones son más de 10.000, de las cuales 526 son especies endémicas (un 6%), y 1.088 (un 12%) son protegidas.

La nutria (Lutra lutra), especie protegida.
El oso pardo (Ursus arctos), grande fiera estrictamente protegida. En Kuterevo en la montaña de Velebit se encuentra el refugio para los cachorros separados de la madre por accidente o por caza furtiva.
El proteo (Proteus anguinus), especie endémica del karst dinárico.
El delfín mular (Tursiops truncatus), generalmente habita las aguas de la isla de Lošinj.

A la fauna croata pertenecen todas las especies animales que viven de manera permanente o temporaria en su territorio. En el territorio de Croacia se solapa una gama de especies animales características de las partes septentrionales de Europa con las que generalmente habitan en el Mediterráneo occidental y oriental.

Según el conocimiento actual, la fauna croata incluye 23.876 especies y subespecies, de las cuales 565 (un 2,4%) son endémicas, y 1.624 (un 6,8%) son protegidas.

El lince (Lynx lynx), grande fiera estrictamente protegida, habita permanentemente la zona de Gorski kotar y Lika.
Degenia velebítica (Degenia velebitica),la más conocida especie endémica que crece en el monte Velebit.
Clavel croata (Dianthus croaticus), especie endémica, crece en Gorski kotar y Lika.
Iris croata (Iris croatica), especie endémica, crece en la parte norte del país.

Las especies endémicas se encuentran en casi todos los grupos de animales, y los más numerosos se encuentran entre las especies que viven en las zonas kársticas, los ríos de confluencia en el Adriático y en las islas. En los ríos kársticos de confluencia en el Adriático viven 88 especies de peces, de los cuales 41 son endémicas, y entre los reptiles más del 50%. El mundo subterráneo del karst es aún más diverso: el karst dinárico es la zona más rica del mundo (80 especies) por la cantidad de troglobiontes.